Jaime Munguia saltó a las grandes ligas del boxeo
Jul 24 2018 3:43 AM

Jaime Munguia saltó a las grandes ligas del boxeo -“(Smith) me sacó lo verde, debo mejorar y prometo que lo haré”. Así reaccionó Jaime Munguia tras su amplia victoria del sábado anterior ante Liam Smith.

Con virtudes y defectos a sus 21 años, Jaime Munguia venció el sábado anterior al duro contendiente Liam Smith y se posiciona como una de las promesas más fiables del boxeo mexicano.

Con 30 victorias en su mochila, veinticinco de los cuales despachó por la vía rápida y dos de esos últimos oponentes fueron campeones mundiales, Munguia ha tenido una corta pero curtida historia de fama, que comenzó paradójicamente por una convocatoria de Gennady Golovkin.

Recordemos que fue considerado para medirse a Gennady Golovkin cuando se le detectó clembuterol en la sangre de Saúl “Canelo Álvarez” y debió renunciar a la pelea contra el kazajo del 5 de mayo.

La propuesta no prosperó pero en las grandes ligas del boxeo se escuchó el nombre de Munguia.

Luego fue llamado a pelear con Sadam Ali, en sustitución precisamente de Liam Smith, su víctima del sábado anterior y de manera espectacular noqueo a Ali, un hombre que le había aguado la fiesta del retiro al mismísimo Miguel Cotto en diciembre pasado.

Y dos meses después, Munguia regresó para despachar Liam Smith, un ex campeón con roce a primera nivel, que había perdido una sola vez, ante Saul “Canelo” Álvarez.

A estas alturas ya se ven los puntos altos y también las fallas de un Munguia, al que no le avergüenza decir que Smith le sacó lo verde.

Sin duda sus puntos altos a este nivel son su poder, asimilación y buen alcance para dominar.

Suele suceder que conforme te expones más a la opinión pública salen a relucir defectos y a Munguia no le faltan. Mete mucho los codos para golpear, falla demasiados golpes y queda a merced de sus rivales, se come golpes innecesario y es intermitente en su boxeo, esto al menos lo que vimos ante Smith porque ante Ali no dio tiempo para ver fallas.

Sin duda todo es solucionable y el estar en las grandes ligas del boxeo, con Golden Boy a su lado, le permitirá hacer las mejoras si es que, como esperamos, no entra en una zona de confort.

Aunque aplaudido el sábado, no escapa a los críticos de la calle, inclusive entre la afición mexicana, que lo ven como una competencia directa del querido-odiado Canelo Alvarez.

Por el momento, Munguia debe aprender de los errores y esperamos que con el tiempo el público se dé cuenta que hay espacio para dos talentos mexicanos. El boxeo los necesita.