Murata se desquita con nocaut ante Brant en Osaka
Jul 12 2019 5:10 PM

Murata se desquita con nocaut ante Brant en Osaka -Con un demoledor ataque, el retador japonés Ryota Murata noqueó hoy en el segundo asalto al entonces monarca estadounidense Rob Brant, en la Edion Arena, de Osaka, donde el nipón recuperó la corona mediana de la Asociación Mundial (AMB), que el norteño le arrebató en octubre del pasado año.

“El Bravo” Brant (25-2-0, 17 KOs) comenzó agresivo desde el campanazo inicial. Se desplazó con rapidez, al tiempo que soltaba repetidamente el jab de zurda, que combinaba con rectos de derecha y golpes a la cabeza y en las zonas blandas. Así transcurrieron los dos primeros minutos, en los que el púgil local lo buscaba sin cesar. Más efectivo estuvo el visitante, aunque sus impactos no llevaban potencia suficiente para dañar a Murata.

Ya en los últimos 60 segundos, Murata llegó con tres fuertes derechas al rostro de Brant, que hicieron mella en el norteño y le hicieron perder algo de velocidad. Cuando intercambiaban, llegó la campana y ambos fueron al descanso en sus respectivas esquinas.

Tras el minuto de recuperación, en el inicio del segundo round se repitió el libreto de la anterior: Brant muy rápido de manos y piernas, lanzaba sus puños en forma frenética, en tanto Murata lo perseguía como una fiera hambrienta por todo el cuadrilátero, pero recibía muchos más impactos, que los que conseguía dar en el cuerpo del estadounidense.

Pero fuertes golpes con ambos puños del nacido en Nara, Nara y radicado en Tokio, cambiaron el curso de los acontecimientos. Brant quedó a merced del ataque de Murata, quien con una seguidilla frenética en la mitad del asalto envió a su oponente de espaldas a la lona. El oriundo de Minnesota se levantó de inmediato y esperó la cuenta del árbitro Luis Pabón. Reanudadas las acciones, Murata fue veloz en busca de su adversario, que se encontraba aturdido y en lo adelante solo se limitó a protegerse con ambas manos, y a retroceder en un intento por recuperarse e igualmente capear el temporal.

Sin embargo, las repetidas combinaciones del japonés, la carencia de defensa ante el ataque, obligaron a Pabón a impedir que continuara la masacre cuando restaban 36 segundos para el cierre del segundo asalto. Brant se encontraba de pie, pero la medida fue efectiva, pues estaba en pésimas condiciones, no existía ninguna posibilidad de que revirtiera el resultado y también en aras de evitarle mayor castigo.

Murata se desquita con nocaut ante Brant en Osaka